Cáritas Diócesis San Miguel realizó feria de logros.

 

Además de mostrar los materiales y la forma de construir con tierra y otros materiales también se presentó la técnica de los biofiltros y su importancia para el aprovechamiento del recurso agua.

 

“Estamos demostrando todo el esfuerzo que desde el 2001 hemos venido haciendo para mejorar nuestra comunidad. La idea es incentivar a la gente para que se anime a hacer estas cosas. Nosotros iniciamos con las viviendas de adobe sismo resistentes y continuamos con el reciclaje y los biofiltros; luego con los huertos caseros y repello de viviendas que son sólo de adobe”, explicó Mercedes del Rosario Pereira una de las participantes de la feria de logros llegada desde la comunidad Los Llanitos en el Municipio de San Miguel.

 

En la Parroquia de Santa Rosa de Lima, en el departamento de La Unión, unas 25 familias hicieron eco de la construcción con la técnica del adobe sismo resistente y ahora cuentan con una vivienda de condiciones dignas, comentó el Pbro. Lorenzo Cruz Flores, párroco de ese lugar. “Con este esfuerzo comunitario se ha dado una respuesta a la comunidad de contar con su propia vivienda, este proyecto ha sido muy bonito pues se le ha enseñado a la gente a hacer su propia casa, aprender a hacerla, identificar la tierra que ellos mismo tienen en su localidad, y la comunidad se une y uno se ayuda con el otro”, agregó el sacerdote, haciendo referencia a que la técnica es primero enseñada teóricamente, luego se pone en práctica pero con una previa organización de las familias involucradas para enseñarles el valor de la solidaridad.

 

Benedicto Villalobos llegó a la feria de logros, realizada en la Universidad Gerardo Barrios de San Miguel, desde el Cantón Ojo de Agua, en el Municipio de Chinameca: “Nos trae la iniciativa de Caritas para continuar aprendiendo  y enseñando a otras personas a llevar adelante las técnicas que hoy en esta feria de logros se van a mostrar para que las familias puedan ver y animarse a trabajar con materiales locales”, dijo Villalobos. Inmediatamente explicaba que para ellos ha sido de mucho beneficio aprender a construir viviendas con los materiales que pueden encontrar en su localidad, tierra, zacate, vara de castilla, etc., “usando esta técnica los costos bajan. Una casita bonita sale costando de 3 mil a 5 mil dólares” dijo.

 

“No se trata de dar o construir de nuestra parte tantas viviendas, sino de enseñar a las comunidades alternativas que podrían servir para que ellos busquen con sus propios recursos locales resolver el problema de la vivienda y esa es la propuesta que estamos haciendo en esta feria de logros”, enfatizó el Director de Cáritas en la Diócesis de San Miguel, Pbro. Emilio Rivas. “Nosotros creemos que es una alternativa para las familias pobres. Cuando una vivienda de adobe está bien construida siguiendo técnicas constructivas y los materiales se preparan de la mejor manera posible, estas construcciones pueden ser sismo resistentes, claro todo es relativo. Creemos que la construcción con tierra es una alternativa para la vivienda del campesino. Esta técnica permite tener viviendas más frescas,  más higiénicas y más al alcance de las comunidades pobres”. Según Rivas una familia para tener una pequeña vivienda de sistema mixto tiene que tener como mínimo 15 mil ó 20 mil dólares “pero  con la construcción con tierra podrían tener una vivienda más grande más fresca, más amigable con el medio ambiente y al mismo tiempo estaría al alcance de las familias,  porque el costo sería mucho menor”.

 

La feria de logros se llevó a cabo el 8 de junio en el local de usos múltiples de la Universidad Gerardo Barrios en la ciudad de San Miguel y además de contar con la participación de las autoridades de Cáritas y comunidades involucradas se contó con la asistencia de autoridades locales y representantes de otras instituciones no gubernamentales.